viernes, 6 de julio de 2012

PaLaBrAs EsCoNdIdAs

Hay diferentes razones por las que a una persona lo despidan de todos los trabajos, pero por  responder atentamente a lo pedido sólo a Mauro Metetieri  le ha ocurrido.
Su primer trabajo fue en un vivero. Hacía pocas semanas que estaba allí, cuando escuchó al encargado -que había pasado un día muy desagradable- decirle a otro empleado:
– ¡Falta que venga uno y me tire tierra encima!
Esta es mi oportunidad de hacer méritos -pensó Metetieri- y llenó de tierra el balde más grande que encontró. Nunca entendió porqué su empleador, mientras escupía, le gritaba:
– ¡Si te veo por acá te entierro!
A los tres días entró a trabajar en una casa de ropa masculina muy paqueta, con trajes y camisas finas. El primer consejo que le dio el dueño fue: “para hacer las cosas bien acá hay que arremangarse y arremangarse”. Metetieri lo entendió y cuando lo dejaron solo se puso a hacer prolijamente su labor. Al regresar el dueño de la tienda lo primero que vio en la vidriera fue el pantalón de un traje que parecía una bermudas y la camisa una remera arrugada, dejando al descubierto los brazos y las piernas del maniquí.
– ¿Qué pasó acá Mauro Metetieri?
– ¡He estado arremangando señor, más de trescientas sesenta y seis camisas ya están listas! -dijo orgulloso Mauro.
– ¡Listo estás vos para partir! -gritaba el tendero y lloraba sobre la ropa.
– No señor, todavía falta arremangar los vaqueros y las camisetas y…
Nunca supo Metetieri porqué el dueño se descompuso, pero antes que llegara la ambulancia tuvo la precaución de arremangarle los pantalones para que estuviera presentable como a él le gustaba.
Metetieri tenía una facilidad natural para perder los trabajos, pero también para hallarlos. Abrió el diario al azar y a la semana estaba trabajando en una Santería. A los pocos días una compañera le pidió:
– Me tengo que retirar antes Mauro, ¿podés ser el último en irte?
– Sí, como no -dijo Metetieri con la amabilidad que lo caracterizaba.
– Pero no vayas a cerrar más temprano que por ahí pasa la dueña y a ella le gusta que la Santería esté abierta hasta que las velas no ardan.
– Así se hará -dijo Metetieri.
Y así lo hizo porque él era un hombre de palabra. Un bombero lo salvó, no del incendio por todas las velas que prendió, sino de los golpes que su compañera quería darle con un candelabro de bronce.
Con su experiencia laboral Mauro Metetieri entendió que en el mundo hay gente que quiere decir una cosa pero dice otra. Con el nuevo conocimiento adquirido entró a trabajar en la construcción. El capataz le ordenó:
– Echá tierra encima de aquel pozo.
– ¡Eso sí que no lo hago más! -dijo Metetieri riéndose hasta que se le trabó la mandíbula.
Consiguió trabajo en un Jardín Maternal.  La maestra le pidió:
– Por favor, ayudame a arremangar la ropa de los nenes para que no se ensucien al tomar la sopa.
– ¡Eso sí que no lo hago más! -dijo riéndose hasta las lágrimas.
Después estuvo de mozo en una fiesta de cumpleaños y le indicaron:
– Andá a  prender las velas de cada mesa.
– ¡Eso sí que no lo hago más! -dijo riéndose hasta que la panza le dolió.
Actualmente, mientras sigue cambiando de trabajo, Metetieri se pregunta seriamente porqué de todos lados lo despiden. Tal vez lo puedas ayudar a descubrir qué es lo que esconden  las palabras que él no logra percibir.


15 comentarios:

  1. Magnífico Metetieri. Me he reido un montón.Muy simpático el relato.Eres una auténtica creadora y artista en el manejo de las palabras y las ideas. Me encanta leerte. Tengo mucho que aprender de tí.
    A ver si charlamos un ratito. Ahora tengo mucho tiempo todos los días, aunque me he tenido que hacer un horario especial para poder abarcar todos los proyectos creativos que tengo pensados, jajajaja ¡menuda fiebre! Ya te iré contando.

    Te dejo un abrazo muy grande y muchas besondiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SÍ QUERIDA HADA, EN CUALQUIER MOMENTO SALGO AL ESPACIO A ENCONTRARNOS PARA QUE ME CONTAGIÉS TU FIEBRE CREADORA, JAJAA!

      BESONDICIONES!!!

      Eliminar
  2. Buenísimo amiga!!!
    Lo he disfrutado un montón, me ha encantado jajaja, pobre Metetieri, con lo obediente y buen trabajador que es...Es un relato estupendo en el que se pueden sacar muchas lecturas. Eres un genio amiga.

    Espero que estés bien. Te dejo un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lola, un placer que andés por acá y tu risa es el mejor comentario que me podés dejar!

      ABRAZOS!!!

      Eliminar
  3. Qué mente más imaginativa y creativa !!!...además del poder para plasmarlo en un bellísimo cuento que te saca una risa .
    FELICITACIONES POR EL DON QUE DIOS TE DIO .
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vivi!!!
      Todos tenemos nuestros dones ¡hasta Metetieri,porque cambiar trabajo como de camiseta es un don, jja!

      Un gran abrazo!!!

      Eliminar
  4. Jajaja, es que Metetieri somos un poco todos nosotros, en ocasiones captamos los mensajes de forma diferente (o viceversa)

    Genial relato Tihadamadrina, muchos besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en los líos que nos metemos por las palabras... ¿o somos nosotros?

      Muchos abrazos Adri!!!

      Eliminar
  5. ¡Querida Ana!! Felicidades por tu talento y por tu ingenio. Otro fantástico relato como nos tienes acostumbradas. Paso muchas veces por aquí, aunque no deje siempre huella, pero esta vez me atreví. Un abrazo desde aula de infantil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!
      Qué linda sorpresa! Voy a pasar por otro de tus blogs porque por Aula Infantil no puedo entrar (hace mucho te lo había comentado)

      Gracias!!!

      Un gran abrazo!!!

      Eliminar
  6. Hola tihada!!! si que ando por facebook, "lola Conesa", búscame,estaré encantada de que estemos en contacto. Yo he intentado buscarte, pero hay varias tihadas y no sabría acertar jajaja.
    Te espero. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Jajaja! Estamos peor que Metetieri, yo no te he podido encontrar! Ya te dejé un comentario con más pistas, jaja!

      Eliminar
  7. jajajaja..Precioso querida Tihada.Abracitos

    ResponderEliminar