jueves, 10 de septiembre de 2009

A MÍ TAMBIÉN ME PASA

Una sugerencia...
Los siguientes textos se pueden utilizar como disparadores de otras cosas que les están ocurriendo a los chicos, y que sean los mismos integrantes del grupo los que creen nuevos sketch de acuerdo a sus vivencias.

PERSONAJES:
Primer Sketch: “Me siento incomprendida"


Niño con carteles - Madre - Andrea - Sofía - Patricia - Carla - Micaela
Soledad

Segundo Sketch: “Se ríen de vos y de mí”
Grupo de niños gordos - Gordo 1-2-3-4-5 - Niño delgado -Grupo de niños delgados - Flaco 1-2-3-4

Tercer Sketch: “Cosas de chicos”
Grupo de niños - Madres 1 y 2 - Niños 1 y 2

Cuarto Sketch: “Busco un corazón”
Grupo de mujeres - Grupo de varones



Primer Sketch: “Me siento incomprendida”

(En el escenario hay una mesa y dos sillas. Un niño muestra un cartel con el nombre del sketch. Sale de escena. Entran una nena y su mamá)

Andrea – (Enojada. La ropa le queda exageradamente chica. Su mamá
entra detrás) ¡No pienso ir a ningún lado!

Madre – ¡Siempre tenés algún problema!

Andrea – Claro, como la que voy a salir disfrazada soy yo. ¡Mirá qué corto me queda este pullover! ¡Y el pantalón mirá donde me llega, parece un short!

Madre – ¡No exageres! Lo que pasa es que estás creciendo.

Andrea – ¡No pienso salir así, me falta una nariz y parezco un payaso!

(Llega un grupo de nenas, todas vestidas con la ropa ridículamente chica. Una camina de una forma extraña. Sólo una de las niñas usará ropa exageradamente grande para su cuerpo)

Sofía – ¡Hola Andrea! ¡Te vinimos a buscar!

Andrea – ¡No pienso ir a ningún lado!

Patricia – ¿Te pasa algo?

Andrea – ¡Algo! ¡Miren lo que parezco! (se sube a la mesa) ¡El saco parece de mi hermanito que tiene cinco años! (Las chicas se ríen) ¿De
qué se ríen? (Baja de la mesa)

Carla – (Sube a la mesa) Mírenme a mí, parece que me agarró la lluvia y se achicó todo. (Risas. Baja de la mesa)

Micaela – (Camina con evidente dificultad. Se sube a la mesa. Está dolorida) Lo mío es peor, estos son los únicos zapatos que tengo para salir y son dos números más chicos que los que uso ahora.

Soledad – (Lleva ropa y zapatos grandes) ¡Dámelos a mí Micaela, yo te
presto los míos! (Se cambian los zapatos. Soledad sube a la mesa) ¡Miren como me queda esto!

Andrea – ¿Y de quién es esa ropa, de tu papá?

Soledad – ¡No! ¡Mía! ¡Sólo mía! Mamá me la compra como cinco talles más grande para que me dure hasta que tenga cuarenta años. (Risas)

Patricia – (Se sube a la mesa) A mí la ropa no me queda tan mal, pero es lo que menos me importa. Lo que me molesta es que todo el tiempo me dicen que soy grande cuando tengo que hacer mandados, llevar a mi hermanito a la escuela o guardar un secreto, ¡pero soy chiquita si quiero opinar!

Sofía – A mí me pone mal que todo el tiempo me digan torpe. Es verdad que tiro todo, ya rompí como diez vasos.

(Las chicas salen de escena, mientras se escuchan los últimos diálogos)

Micaela – Mi papá dice que no estoy en edad de pintarme, pero a mi
hermanita que va al jardín le regalaron un jueguito con pinturas, hasta un lápiz labial tiene.

Andrea – Ahora les voy a contar lo que me dice mi mamá...

(La mamá, que ha permanecido en un rincón, se sienta sobre la mesa. Sonríe)

Madre – (Suspira. Mira al público) ¡A mí me pasaba lo mismo! ¡Ah! ¡Cómo quisiera tener esa edad!


Segundo Sketch: “Se ríen de vos y de mí”

(Se muestra un cartel con el nombre del sketch. Entra un grupo de niños muy gordos, tienen la ropa rellena con trapos y diarios. Juegan a la pelota, saltan al elástico, a la mancha, etc. mientras se escucha una música. En un momento determinado entra un niño delgado. Todos dejan de jugar. Lo miran y señalan. Se ríen)

Gordo 1 – ¡Patita de tero para qué te quiero! (Los demás repiten y se ríen)

Gordo 2 – ¡Flaco escopeta te queda grande la camiseta! (Risas. El niño los corre, intenta pegarles, pero no puede)

Gordo 3 – ¡Pasá dos veces para hacer sombra, que no te veo aunque
anteojos me ponga! (Risas)

Gordo 4 – ¡Flaquito alambre, no te me acerques que me da un calambre!

Gordo 5 – ¡Vení flaco escarbadiente, que quiero limpiar mis dientes!

(El grupo de niños gordos se retira. El niño delgado queda solo y triste en un rincón de la escena. Ingresa un grupo de niños delgados. Invitan a jugar al que está en el escenario. Música. Juegan a la rayuela, a correr carreras, etc. Entra un niño muy gordo. Todos dejan de jugar. Lo miran y señalan. Se ríen)

Flaco 1 – ¡Como no tengo un pesito voy a romper el chanchito! (Risas.
Corren y asustan al niño gordo)

Flaco 2 – “Vacayendo” gente a jugar (Risas)

Flaco 3 – ¡A este gordinflón no lo tira ni un ventarrón! (Risas)

Flaco 4 – ¡Si llegamos a armar un coro...!

Todos – ¡Ya tenemos al toro! (Corren como si fueran toros que lo van a
topar)

(Se retiran. Queda el niño gordo solo en el centro del escenario. Entra el niño flaco a quien maltrataron en la primera escena. Se abrazan. Juegan)

Niño gordo y niño flaco – Se ríen de vos
se ríen de mí
¿de qué se ríen?
si soy flaco
si soy gordo
si soy alto
o muy petiso
si estoy negro
en el invierno
si estoy blanco
en el verano.

(Entran todos los niños gordos y los niños flacos. Bailan una coreografía
mientras cantan o recitan)

Todos – Se ríen de vos
se ríen de mí
ja ja ja
yo también me río
de la burla
el prejuicio
y la estupidez
ja ja ja
ja ja ja

Yo me río
porque el alma
es plena y pura
en su desnudez.


Tercer Sketch: “Cosas de chicos”

(Dos niños se pelean. Otros niños los rodean y los incitan a pelear. Gritan. Todos se retiran llevando en andas a los dos chicos. Regresan los protagonistas de la pelea con sus respectivas madres)

Madre 1 – ¡Su hijo ya me tiene cansada!

Madre 2 – ¡El suyo es un maleducado!

Madre 1 – Mi hijo llega a casa siempre con los útiles rotos o le faltan cosas y me dice que es su hijo.

Madre 2 – ¡Mi hijo no es ningún ladrón!

Madre 1 – ¡El mío no miente!

Madre 2 – Este chico le pega en el recreo, mire todos los moretones que tiene.

Madre 1 – Porque el suyo no le cuenta las malas palabras que le dice.

Madre 2 – ¡Sí! ¡Que se las enseñó su hijo, porque el mío no decía esas
cosas antes!

Madre 1 – Usted piensa que su hijo es un santo, pero de santito no tiene
nada.

Madre 2 – No será un santo, pero le falta mucho para ser un mocoso
malcriado como el suyo.

Madre 1 – Mire, le advierto, que no me tengan que llamar otra vez de la
escuela por culpa de su hijo.

Madre 2 – ¡No se meta más con mi nene, que le pusieron malas notas culpa del suyo!

(Se retiran. Un niño entra con un cartel con la inscripción: “Al día siguiente". Regresan los chicos que habían peleado. Cada uno juega en un sector del escenario)

Niño 1 – ¿A qué estás jugando?

Niño 2 – A las bolitas.

Niño 1 – ¡Qué bueno! ¿Vamos a jugar en aquel cantero? (Señala un lugar fuera del escenario)

Niño 2 – Bueno, tomá. (Le convida una golosina)

Niño 1 – Gracias, ¿querés jugo?

Niño 2 – Bueno.

(Se retiran abrazados, comiendo y bebiendo juntos)


Cuarto Sketch: “Busco un corazón”

Música. Entra un grupo de mujeres y varones. Todos tienen medio corazón pegado en la remera. Caminan sin mirarse. A veces se observan de reojo. No quieren rozarse. Caminan retrocediendo. Se chocan. Se miran. Se sorprenden. Se agrupan los varones en un sector y las mujeres en otro. Cuchichean. Se mezclan nuevamente, etc. Estos movimientos los realizan mientras recitan un poema de amor. Se recomienda la poesía “Puentes” de Elsa Bornemann. Al finalizar el sketch quedan armados los corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada